VIAJANDO POR LA HISTORIA: NEUSCHWANSTEIN-EL CASTILLO DEL REY LOCO

Luis II dibujaba de niño un roquedo cercano al palacio de su padre. Con 24 años, siendo ya rey, sobre él mandó elevar Neuschwanstein, su castillo más fantasioso y del que menos pudo disfrutar.


Las obras iniciadas en 1869 duraron dos décadas, en las que a veces se trabajaba de noche con candiles. El interior se lo encargó a un escenógrafo teatral para que representara las óperas de Wagner, su protegido.


El llamado "rey loco" tenía fama de excéntrico, pero los palacios que imaginó como refugios en los bosques, montañas y lagos de su amada Baviera forman hoy en día una de las rutas más atractivas de Alemania.


Neuschwanstein se halla a 4 kilómetros de Füssen, Se aconseja acudir primero al mirador situado enfrente y apreciar su presencia casi irreal que remite a los cuentos de hadas (esta construcción inspiró el castillo de la Bella Durmiente).



4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo